El Comité Presidencial de Asuntos de Iglesias conmemora la Naksa: Jerusalén con sus lugares sagrados seguirá siendo la capital de nuestro estado

El Comité Presidencial de Asuntos de Iglesias conmemora la Naksa: Jerusalén con sus lugares sagrados seguirá siendo la capital de nuestro estado

En una declaración emitida por el Dr. Ramzi Khoury, presidente del Comité Presidencial Superior de Asuntos de las Iglesias y director general del Fondo Nacional Palestino sobre la conmemoración de los 53 años de la Naksa:, “Jerusalén con sus lugares sagrados seguirá siendo la capital eterna del Estado de Palestina, a pesar de la opresión y la ocupación, que este año intensifica sus ataques respaldados por Estados Unidos para liquidar el proyecto nacional palestino a través de la implementación de los planes de anexión estipulados por el llamado Acuerdo estadounidense del Siglo.

El Comité afirmó que el pueblo palestino representado por el presidente Mahmoud Abbas, está unido contra las conspiraciones y proyectos que apuntan a la presencia palestina y su causa así como en la lucha por poner fin a la ocupación en favor de la autodeterminación y el regreso de nuestro pueblo a fin de establecer un Estado independiente con su capital, Jerusalén.

El Comité advirtió sobre el peligro que la potencia ocupante representa para la seguridad y la estabilidad en la región al intensificar sus medidas agresivas hacia nuestra tierra y nuestra gente, especialmente hacia la ciudad ocupada de Jerusalén al atacar repetidamente los Santos Lugares islámicos y cristianos, especialmente la mezquita de Al-Aqsa  al evitar que los fieles musulmanes accedan a ella, incluyendo la repetida expulsión de sus miembros y fieles como Sheikh Ikrima Sabri, el predicador de la Mezquita Al-Aqsa así como otros defensores de Jerusalén, sin mencionar el reciente asesinato horrible del mártir Iyad Al -Hallaq, un palestino de 32 años con necesidades especiales.

El Comité agregó que ha llegado el momento de que la comunidad internacional y sus instituciones adopten una posición práctica para enfrentar la política de ocupación israelí que arrastrará a la región a una mayor inestabilidad y caos debido a sus ambiciones de anexionar más tierras palestinas y privar a nuestra gente de sus derechos, en un flagrante desafío al derecho internacional, tratando de cambiar el status quo legal e histórico de la Ciudad Santa.

El Comité hizo un llamamiento a todos los organismos internacionales y a las Iglesias del mundo para que intervengan urgentemente a fin de detener esta serie de intimidaciones, terrorismo y opresión practicada por la ocupación israelí contra nuestro pueblo, persiguiendo e incautando sus símbolos nacionales y religiosos en un intento de romper la voluntad de perseverancia palestina por su tierra e implementar sus proyectos coloniales.