Bajo el título: «Tesoros de la Natividad, patrimonio de la humanidad», Palestina celebra la restauración de la Iglesia de la Natividad en los Museos Vaticanos

Bajo el título: "Tesoros de la Natividad, patrimonio de la humanidad", Palestina celebra la restauración de la Iglesia de la Natividad en los Museos Vaticanos

La Embajada del Estado de Palestina ante la Santa Sede celebró una ceremonia especial para celebrar la restauración de la Iglesia de la Natividad en los Museos Vaticanos bajo el título «Tesoros de la Natividad, Patrimonio de la Humanidad», bajo el patrocinio del cardenal de S.E. Pietro Parolin, el Secretario de Estado del Vaticano y en presencia de S.E. Ramzi Khoury, presidente del Comité Presidencial Superior de Asuntos Eclesiásticos y Director General del Fondo Nacional Palestino, junto con S.E. el Dr. Riyad Al-Malki, Ministro de Relaciones Exteriores del Estado de Palestina. Sr. Ziyad Al-Bandak, presidente del Comité Presidencial para la Restauración de la Iglesia de la Natividad y el Sr. Anton Salman, alcalde de Belén junto con un grupo de figuras religiosas y públicas.

El embajador Issa Kassisieh, embajador del Estado de Palestina ante la Santa Sede, dio la bienvenida a la asistencia, destacando la importancia de las dimensiones religiosas y patrimoniales de la restauración de la iglesia, elogiando el papel del presidente Mahmoud Abbas en el cuidado y seguimiento de este patrimonio espiritual y humanitario y destacando también su especial agradecimiento a los museos del Vaticano por acoger este evento, que enfatiza la profundidad de la relación entre el Estado de Palestina y la Santa Sede y el continuo apoyo de Su Santidad el Papa Francisco a Tierra Santa. El Embajador Kassissieh expresó su gran agradecimiento por el gesto especial de su Santidad al regalar la reliquia del pesebre de Jesús a Tierra Santa, en respuesta al deseo del Presidente, que a su llegada coincidió con la iluminación del árbol de Navidad en plaza de la Iglesia de la Natividad que trajo la esperanza de un futuro mejor hacia la libertad y la independencia.

En su discurso, el Dr. Ramzi Khoury transmitió a su Santidad los saludos del Excelentísimo Presidente Mahmoud Abbas, declarando que este año la temporada navideña comienza nuevamente con gran alegría a pesar de las horribles condiciones impuestas al pueblo palestino por la ocupación israelí. Además, el Dr. Khoury agradeció el papel del cardenal Parolin y sus esfuerzos por alcanzar un acuerdo en junio de 2015 entre el Estado de Palestina y la Santa Sede.

El Dr. Khoury en su discurso se dirigió al Cardenal diciendo: «Su presencia hoy entre nosotros mientras celebramos las renovaciones de la madre de las iglesias, la Iglesia de la Natividad demuestra el sincero amor y aprecio que el Vaticano tiene por Palestina y su gente».

En nombre del Excelentísimo Presidente Mahmoud Abass, el Dr. Khoury invitó a Su Santidad el Papa Francisco a venir a Tierra Santa el próximo año para participar en la celebración de la finalización de las obras de renovación en la Iglesia de la Natividad

El cardenal Parolin aseguró que la restauración de la Iglesia de la Natividad refleja el esplendor y el misterio del lugar de nacimiento de Cristo, que es una renovación del amor humano y fraterno, expresando el aprecio del Vaticano por este logro del patrimonio eclesiástico, humano y cultural. El Cardenal consideró el éxito de la restauración de la Iglesia de la Natividad como una señal y un testimonio del acuerdo y la cooperación entre las iglesias y las autoridades.

En su discurso, el Dr. Riyad Al-Malki expresó su orgullo por lograr el acuerdo integral y seguir de cerca el espíritu de amistad y respeto mutuo, refiriéndose al olivo, el árbol de la paz que fue plantado bajo el patrocinio de Su Santidad el Papa Francisco por Su Excelencia el Presidente Mahmoud Abbas y el Presidente Peres con la esperanza de lograr una paz y dignidad integral y justa para el pueblo palestino, evidenciando el simbolismo del olivo en la tierra de Palestina. Al-Malki consideró que la finalización de la restauración de la Iglesia de la Natividad es una ganancia para la humanidad, dirigiendo su mensaje a la comunidad internacional para que preste atención a las dificultades que enfrenta el pueblo palestino y a su firmeza en su tierra y hogar a pesar de las políticas Israel

El padre Ibrahim Faltas, asesor del custodio de Tierra Santa, habló sobre sus experiencias en Belén desde el asedio de la iglesia y la ciudad en 2002 hasta la restauración de la iglesia, tomando de las palabras de Su Santidad el Papa «trabajar para construir puentes y no muros ”, destacando la importancia de la presencia Cristiana en Tierra Santa.

Durante la ceremonia, hubo piezas musicales presentadas por el artista Milad Fattoula y dos películas en los escenarios de la restauración de la Iglesia de la Natividad. Además, el Sr. Ziyad al-Bandak y el Dr. Ramzi Khoury hicieron entrega de un regalo simbólico, que es un regalo histórico pieza del techo de la Iglesia de la Natividad entregada al Excelentísimo Cardenal Parolin.

El embajador Khouloud Daibes, miembro del Comité Presidencial para la Restauración de la Iglesia de la Natividad informó sobre las etapas del proyecto.

A continuación se muestra el discurso completo del Dr. Ramzi Khoury durante la ceremonia,

Su Eminencia el Cardenal Pietro Parolin,

Secretario de Estado de la Santa Sede;

Estimados obispos;

Sus Excelencias Representantes de Organizaciones Gubernamentales y Religiosas;

Damas y caballeros;

Hemos venido a ustedes hoy desde la tierra del nacimiento y resurrección de Jesucristo, la tierra donde la fuente del amor, la libertad y la paz, se desbordó por primera vez. Estamos ante ustedes vibrantes con el espíritu del príncipe de la paz, quien por la voluntad de Dios nació en la ciudad de Belén.

La ciudad de Belén es una fuente de inspiración, una ciudad cultural y espiritual que irradia con los principios de la dignidad humana. Las únicas personas en la tierra privadas de sus derechos humanos básicos, los palestinos en Belén y Tierra Santa, siguen trabajando por una vida digna. Estamos llenos de esperanza y expectativas de que algún día Belén y Palestina serán libres y la dignidad humana prevalecerá, para que los palestinos tengan una vida normal como todos los pueblos del mundo. Le transmitimos desde la tierra de Palestina los saludos del presidente Mahmoud Abbas y sus mejores deseos para usted, por el apoyo a la libertad y la dignidad humana de las naciones y por la difusión de la paz y el amor entre los pueblos de la tierra.

Una vez más, la Navidad extiende las semillas de alegría desde la tierra de Jesucristo y la visita de Su Santidad el Papa Francisco a Tierra Santa el 25 de mayo de 2014 está despierta en nuestras mentes y nuestros corazones. Fue una visita muy especial que Su Santidad hizo poco después de ser elegido por el Consejo de Cardenales. Su peregrinación a Tierra Santa, la cuna de las tres religiones monoteístas, fue su primera empresa y esto significa mucho para la gente de Palestina. Todavía podemos recordar vívidamente cómo Su Santidad se paró frente al muro que separaba la ciudad de Belén que alberga el lugar de nacimiento de Jesucristo de la ciudad Santa de Jerusalén, donde Jesús fue crucificado, enterrado y resucitado. Ambas ciudades son una luz para nuestros corazones y un refugio de salvación para el alma. Todavía podemos recordar esa visita con júbilo y alegría. Y las invocaciones y oraciones de Su Santidad para construir puentes aún resuenan en nuestros oídos y nos llenan de esperanza de que el triunfo de nuestro Señor Jesucristo sobre la muerte también sea un faro de esperanza para el triunfo de la justicia y la verdad en la tierra del amor y la paz, y la realización de los derechos humanos fundamentales.

Queridas damas y caballeros,

En base a lo mencionado anteriormente y a la luz de las dificultades que hemos sufrido y que aún experimentamos, llenos de la esperanza y de las expectativas que nuestra gente lleva en sus corazones, extendemos nuestra sincera gratitud y aprecio al Cardenal Pietro Parolin, Secretario de la Santa Sede de Estado por su inquebrantable apoyo a nuestra justa causa palestina.

Su Eminencia Cardenal Parolin,

El papel crucial que tuvo su Excelencia al dar los toques finales al acuerdo global entre la Santa Sede y el Estado de Palestina ha tenido un profundo impacto en nuestros corazones y nuestra tierra. El acuerdo, firmado en junio de 2015 y respaldado por Su Santidad el Papa Francisco, reconoce al Estado de Palestina. Su presencia con nosotros hoy mientras celebramos la renovación de la madre de las iglesias, la Iglesia de la Natividad en Belén demuestra el sincero amor y aprecio que el Vaticano tiene por Palestina y su gente, y por la Iglesia de la Natividad y la Iglesia del Santo Sepulcro. Dios hizo un nuevo pacto con su pueblo, un pacto que se basa en la redención, el amor y la dignidad humana como el único camino para la salvación.

Queridos hermanos y hermanas

Hace unos días, la ciudad de Belén y el resto del mundo celebraron la iluminación del árbol de Navidad, marcando el comienzo de las celebraciones eclesiásticas, populares y nacionales de Navidad y el advenimiento del Príncipe de la Paz a la tierra que anhela la paz. Pero este año es diferente a cualquier otro año porque la Iglesia de la Natividad, la novia de Belén, está lista para usar su nuevo traje. Los antiguos mosaicos y columnas de la Iglesia han sido restaurados a su gloria original por primera vez en 600 años. La renovación no habría tenido lugar si no hubiera sido por los enormes esfuerzos, las generosas donaciones y el apoyo espiritual brindado por la Santa Sede. En nombre del presidente Mahmoud Abbas, presidente del Estado de Palestina y desde el fondo del corazón del pueblo palestino en Tierra Santa y en la diáspora, ofrecemos humildemente nuestra más profunda gratitud al Papa Francisco y a la Santa Sede. También nos gustaría agradecer a los países y amigos de todo el mundo que han contribuido al logro de esta gran fiesta.

En la modesta gruta de hace dos mil diecinueve años salió a la luz un nuevo pacto. Oramos a Dios para que nuestra gente también sea testigo de un nuevo pacto el próximo año y, a medida que la Iglesia de la Natividad usa su nuevo traje; nuestra gente usará el traje de libertad, dignidad e independencia en su tierra natal y su estado independiente, con su capital de Jerusalén Este.

Nos gustaría aprovechar la oportunidad brindada por esta reunión fraternal e histórica para llevar, en nombre del presidente Mahmoud Abbas, una invitación especial y personal a Su Santidad el Papa Francisco para visitar Palestina el próximo año y participar en la celebración de la ocasión de la finalización de las obras de renovación en la Iglesia de la Natividad, la cuna de la civilización, la humanidad y los valores espirituales. Celebremos juntos el lanzamiento de un nuevo pacto, cuya esencia es la humanidad Feliz Navidad y un feliz año nuevo a todos Dr. RAMZI KHOURYPresidente del Comité Presidencial Superior de Asuntos Eclesiásticos en Palestina y gerente general del Fondo Nacional Palestino

Print Friendly, PDF & Email